Estufa de gas butano, una calefacción muy barata
La estufa de gas butano, genera el calor mediante la combustión de un gas, en un quemador en la atmósfera que va a calentar. Su gran ventaja es que es económica de adquirir y que genera mucha más potencia que las eléctricas, calentando el ambiente rápidamente.

Índice - 27 de Noviembre del 2010
Tema: Curiosidades / Subcribirse

El gas butano doméstico o comercial, es un gas licuado del petroleo GLP, obtenido por destilación del petróleo, compuesto por butano normal en un (60%), propano un (9%), isobutano un (30%) y etano un (1%).

El gas butano es un gas inodoro (no tiene olor) e incoloro (no tiene color), en el proceso de de la elaboración del gas butano se le añade un aditivo que le da olor, esto se realiza por seguridad ya que es una gas muy volatil y provocar una explosión que provablemente acabe en una catastrofe.

Por ello se odoriza para asi poder detectar fugas en caso de que estas existan, el olor que desprende es un olor desagradable, que cuando lo olemos lo asociamos rapidamente a fuga de gas, no es su olor original, al ser el gas butano inodoro, el componente o aditivo que genera este olor es un mercaptano.

Las estufas de butano llevan incorporado un analizador de atmósfera, que desconecta la alimentación del gas, en caso de superar unos limites establecidos.

Tiene varios inconvenientes: el aire de la combustión ha de entrar desde el exterior, frío, lo que refrigera la atmósfera que se pretende calentar. Si no hubiera suficiente entrada de aire la combustión será incompleta con producción del venenoso monóxido de carbono (CO). Para evitarlo, las estufas han de disponer de un analizador de la atmósfera, que apagará la estufa si se produce CO.

Finalmente la combustión del butano produce alrededor de 1,7 litros de agua (en forma de vapor) por cada kilo de combustible quemado, por lo que produce una gran humedad en el local calefactado.


Aplicaciones del Gas Butano.

La principal aplicación del gas butano es la de combustible en hogares para la cocina y agua caliente, el gas butano no suele usarse en sistemas de calefacción, ya que no suele consumirse en grandes cantidades debido a sus limitaciones de transporte y almacenaje, es un gas un tanto inestable desde el punto de vista de la licuefacción, por ello la normativa española el Real Decreto 919/2006, no permite el tener mas de dos bombonas de gas butano en el interior de locales que tengan aparatos a gas uno en reserva y uno en descarga.

Ademas de esto tampoco esta permitido el almacenamiento en posición horizontal, por esto cuando se ven almacenes de envases GLP (bombonas de gas butano), estan estos colocados en estructuras metalicas tipo estanteria y siempre estan en posición vertical, asi mismo como los camiones de transporte o distribución de gas butano.

El gas butano no es adecuado para su transporte vía gasoductos ya que por su alta temperatura de licuefacción se podría condensar en las conducciones y esto provocar graves accidentes. De hecho se eliminan los restos de butano y propano del gas natural por este motivo, creando un gas mucho mas estable para su transporte por gaseoductos, nos referimos al gas natural.

¿Es económica la estufa de gas butano?.

En las primeras estufas de gas butano, la combustión del butano se producía en unas placas cerámicas, que se ponían al rojo, emitiendo el calor por radiación de rayos infrarrojos. Este sistema de radiación tiene el inconveniente de que solo se calienta la zona u objetos que están frente a la estufa, no los de los costados ni los de la parte de atrás. Como tiene ruedas, había que ir cambiándolas de posición en la habitación si se quería ambientar con el calor.

Más tarde aparecieron las estufas catalíticas donde el gas se quema en una especie de manta, que no emite luz y permite calentarse toda la habitación y además, con rapidez, dado que la potencia de estos aparatos suele llegar hasta los 3.500 vatios y más en cada estufa.

Estos aparatos consumen oxígeno para quemar el gas, por lo que pueden producir, en ciertas condiciones, monóxido de carbono (CO) que es muy peligroso por ser venenoso. Se han producido muchas muertes por su inhalación, originado por las estufas de butano. Pero no hay que asustarse, pues es muy fácil prevenir este problema.

En la combustión del gas (y del carbón, orujo, gases de escape de los coches) y otros combustibles se produce anhídrido carbónico (CO2), al unirse, durante la combustión, una molécula de carbono (C) y dos de oxígeno (O 2) formando el CO2 llamado también dióxido de carbono. Pero si la habitación es pequeña y cerrada, impidiendo la renovación del aire, cuando se consume el oxígeno, comienza a producirse el monóxido de carbono, de consecuencias letatales, pues ni huele ni avisa, pudiendo producir la muerte.

Pero hace ya varios años que las estufas de butano llevan incorporado, además de un termostato para regular la temperatura, un analizador de atmósfera, que desconecta la alimentación del gas si detecta el 1,5 % de monóxido de carbono por lo que la estufa se apaga.

Veamos qué consume una estufa de butano (o propano, que para el caso es lo mismo). Compruebo la potencia en un modelo: Son 4.200 vatios (4,2 KW). Tiene tres regulaciones: mínimo, medio y máximo.

En este último caso consume 0,305 kilos de butano por hora. Una bombona de 13,5 kilos duraría: 13,5 /0,305 kg/hora = 44 horas. El coste de la bombona es de 12 euros (creo). Así pues, 44 horas a 4,2 KW/hora serían 184,8 KW/hora lo que daría una bombona entera. El coste del KW/hora sería de 0,065 euros, y el coste equivalente en electricidad seria de 0,15 euros, o sea, el 43,3 % el coste el butano respecto a la electricidad.

Se ve mejor si decimos que los 12 euros de la bombona de butano costarían, en electricidad, para el mismo calor producido, 44 hora x 4,4 KW/hora x 0,15 euros/kw/hora = 29 euros, o sea 2,41 veces el coste del butano.

Queda demostrado que la estufa de gas es rentable respecto a la electricidad, y el coste de adquisición de la estufa es de los más bajos del mercado.

IMPORTANTE: La inhalación de gas butano.

La inhalación de gas butano provoca, somnolencia y posible pérdida de conocimiento, estos sintomas no deben confundirse con los provocados por la inhalación de monoxido de carbono CO, la denominada muerte dulce, mucho mas peligroso y provocado por la mala combustión de los aparatos a gas. Si el gas butano entra contacto con los ojos provocaría la congelación de estos.

Curiosidades y trucos.

Método para limpiar las coronas de los quemadores de las cocinas de gas.

La grasa, los restos de comida etc. ensucian las coronas de los quemadores y obstruyen total o parcialmente los orificios por donde sale la mezcla gas-aire alterándola y haciendo que las llamas sean desiguales e incorrectas, con las puntas amarillas o anaranjadas.

Un método sencillo para limpiar estas coronas es sumergirlas en un baño de zumo de limón durante unos minutos y aclararlas posteriormente con agua. Quedaran perfectamente limpias y sus características originales no se verán alteradas, produciendo llamas azules que denotan una combustión correcta.

Comprobación del tiro de un aparato a gas mediante un espejo.

La forma mas correcta de medir el tiro de una chimenea de un aparato a gas de circuito abierto es utilizar un analizador electrónico.

Pero hay algo mas sencillo, al alcance de todo usuario, para asegurarse de que los gases que produce la caldera o el calentador están siendo evacuados correctamente y no vuelven peligrosamente hacia la estancia donde se encuentra instalado.

Cojemos un pequeño espejo de mano y lo enfriamos en el chorro de agua del grifo. A continuación lo colocamos a ambos lados del conducto de evacuación en el inicio de este que es por donde suele aspirar el aire el cortatiros de la mayoría de los aparatos. Si el espejo se empaña es señal de que por donde debería estar tomando aire el sistema, están revocando los productos de la combustión. Si es así, cierre el gas y haga que un experto solucione el problema detectado lo antes posible. Seguir usándolo en esas condiciones es muy peligroso.

Búsqueda de fugas de gas mediante agua jabonosa.

El siguiente “truco” no sabemos si es serio calificarlo de tal, dado que es de lo mas profesional.

El Reglamento de Instalaciones de Gas en Locales de uso domestico dice: “la comprobación de la posible fuga se realizara mediante métodos tales como: agua jabonosa, detector de gas o giro de la métrica del contador.”

Por tanto la búsqueda de fugas de gas con agua jabonosa es un método admitido por el reglamento y el cual utilizan los técnicos del gas en las comprobaciones de la estanqueidad de las tuberías y accesorios.

Su sencillez y eficacia hacen que nos parezca bueno que todos los usuarios lo conozcan y lo utilicen cuando tengan dudas o sospechen de un posible escape en su instalación.

Simplemente mezclen agua con un poco de jabón liquido y rocíen los posibles puntos de fuga (uniones, soldaduras...). Si realmente hay una fuga de gas comenzaran a brotar burbujas rápidamente.

Un pulverizador de los que suelen venir con productos como limpiacristales etc. hará la operación aun mas sencilla. Es barato, eficaz y está al alcance de todo el mundo.

Subscribe al boletín de noticias de ServiciosJFP - Noticias por Email

Fuentes: gasbutano.org, wikipedia, ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com,
Tema: Curiosidades

Temas relacionados:
    •   ¿Por qué nos gusta el dulce? 09/03/2011
    •   Obsesionados por la inmortalidad 10/02/2011
    •   Con el tiempo te das cuenta que ... 28/01/2011
    •   Un test español para medir la longevidad 20/12/2010
    •   Hallan un nuevo lémur que se alimenta de néctar 15/12/2010
    •   ¿Cuánta agua hay en los océanos? 20/05/2010
    •   Los animales más raros del mundo 29/04/2010
    •   El puente más alto del mundo, el viaducto de Millau en Francia 27/08/2009
    •   Tardígrado el invertebrado más resistentes del mundo. 15/08/2009
    •   Curiosidades en la Web 15/08/2009

Descarga en youtube encontrando imagenes y videos gratis, download de yahoo y google, todo online. fabricantes